Para La Junta de Extremadura es más importante un estornino, gorrión o rabilargo que un agricultor.

 

 

Como todos los años los agricultores productores de fruta, girasol, cereales etc, solicitan a la Consejería de Medio Ambiente permisos para instalar en sus explotaciones medidas preventivas para ahuyentar a los pájaros en general y a estorninos y gorriones en particular para evitar que destruyan sus cosechas.

Este año además La Unión había solicitado que debido a que los métodos tradicionales para ahuyentar a los pájaros se estaban viendo insuficientes debido a cada vez mayor plaga de los mismos, el usar de manera puntual redes para controlar estas plagas.

La Dirección General de Sostenibilidad dependiente de Medio Ambiente, no solo no ha permitido el uso de redes sino que además ha hecho caso omiso a los centenares de solicitudes para instalar elementos que permitan el ahuyentar a estas plagas que están destrozando las cosechas.

Además en la resolución recibida, nos comunican que está prohibido “dar muerte, dañar, molestar o inquietar intencionadamente” a los pájaros que se están comiendo nuestra cosechas.

El hecho de ni tan siquiera dar respuesta a las solicitudes, aparte de incumplir la Ley de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, es una falta de respeto de la Junta de Extremadura a los agricultores que intentamos ganarnos la vida honradamente con nuestro trabajo.

El hecho de no respondernos a las solicitudes y de no tener autorización para implantar estos métodos disuasorios, está ocasionando numerosas sanciones por parte del Seprona.

Está bastante claro que un gorrión, un estornino o un rabilargo tienen en Extremadura más derechos y está más protegido que un agricultor o ganadero.

La Unión Extremadura va a remitir una carta al Presidente de la Junta de Extremadura para que de manera inmediata tome las siguientes medidas:

1ª.- Resolver los cientos de solicitudes realizadas por los productores, autorizando los métodos para ahuyentar a los pájaros que destrozan las cosechas.

2ª.- Estudiar los daños ocasionados e indemnizar a los productores perjudicados.

3ª.- Apertura de la correspondiente investigación para determinar quién o quienes han retenido la resolución de los expedientes.

4ª.- Modificación de la legislación que impide a un productor el poder ahuyentar a la fauna silvestre que destroza sus cosechas o ganaderías.

Si el Presidente de la Junta hace caso omiso a estas reivindicaciones, en las próximas elecciones le vamos a recordar que le pida el voto a los pájaros ya que son sus protegidos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *