En Marzo de 2018 el Ministerio de Agricultura publicó un documento denominado “Plan de Medidas para la Mejora del Sector de la Fruta Dulce”, en este documento se recogían los compromisos del Ministerio de Agricultura y por extensión de las Administraciones de las Comunidades Autónomas, para implantar medidas encaminadas a evitar la ruina del sector de la fruta dulce en España.

Cuando la campaña de fruta en la región ha sobrepasado las dos terceras partes, cabe preguntarse cuantas de las mediadas anunciadas se han llevado a efecto, tanto por el Ministerio como por la Consejería de Medio Ambiente de Extremadura:

  • El Ministerio se comprometió a modificar el real Decreto 533/2017 para mejorar los programas de Desarrollo Rural y recuperar el equilibrio en los mercados, de esta modificación no sabemos nada.
  • Así mismo se comprometió a modificar el Real Decreto 929/1995 para mejorar el control y seguimiento de las nuevas plantaciones de fruta, no se sabe nada de dicha modificación.
  • Se comprometió a que en el primer semestre del año 2018, se elaboraría un Real Decreto para mejorar el acceso a los mercados y para la apertura de nuevos mercados. Estamos en Agosto y no se sabe nada de dicha norma.
  • Se comprometió a la elaboración de boletines de información semanales, los cuales no tenemos conocimiento.
  • El Secretario General del Ministerio de Agricultura se comprometió con los productores de cereza del Norte de Extremadura a estudiar medidas para mejorar el seguro, mejoras fiscales, mejoras en la cadena alimentaria para evitar las distorsiones de precios entre productor y consumidor. Hasta la fecha no hay noticia alguna al respecto.

La Consejería por su parte, es competente para que se cumplan las normas sobre comercio y competencia, en concreto es competente para que las centrales hortofrutícolas cumplan la Ley  de Medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena Alimentaria, por lo que tenía que tener una serie de inspectores que de manera regular visitaran estas instalaciones y comprobasen que efectivamente se realizan los correspondientes contratos de compraventa del producto, previo a su recepción y si cumple el plazo máximo de un mes para pagar el producto. Por la información facilitada por la Consejería, no existen estos inspectores en Extremadura, por lo que las Centrales campan a sus anchas.

La Unión Extremadura está promoviendo una plataforma de fruticultores de Vegas Bajas, con la intención de unirla a la ya creada en las Vegas Altasy a la Asociación de productores de cereza del norte de Extremadura, con la idea de que las mismas con el resto de organizaciones agrarias exijamos a las Administraciones que cumplan las Leyes y los compromisos adquiridos. No se puede permitir ni un día más que nos sigan pagando a precios ruinosos nuestras frutas.

Hay que recordar que en la Región tenemos de 32.084 has de frutales de hueso, que dan al año más de 1.604.200 jornales directos, por lo que está en juego el principal sector empleador de la región y la diferencia entre el precio que recibe el productor (0,40 € de media) y el que paga el consumidor ( 2,5 €/ kg)  es del 625 %.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.