Cuando la sequía es de la magnitud de la sufrida este último año, el descenso de producción es de tal magnitud que una rebaja en los módulos del IRPF no suele ser la mejor medida, aunque no deja de ser una pequeña ayuda.

En la orden publicada ayer en el BOE se pueden detectar innumerables discriminaciones de unos municipios a otros, pero quizás la discriminación más fragante es la del cultivo del tomate.

La dotación de agua ha sido exactamente la misma para las producciones de tomates en Badajoz como en Cáceres, de hecho la mayor parte de las 4.540 has de tomates de Cáceres se riegan por el Canal de Orellana, que riega tanto Cáceres como Badajoz.

En este sentido, ¿Cual es el motivo que ha llevado a la Agencia Tributaria a bajar los índices del IRPF a los productores de Badajoz y de olvidarse de los de Cáceres?

Un agricultor de tomates de Cáceres va a cotizar a un porcentaje del 0,26 mientras que un productor de tomates de Badajoz lo va a realizar por un porcentaje del 0,18 en el IRPF.

Una explotación media de tomates de Extremadura va a contribuir con 5.840 € mas si la misma se encuentra en  Miajadas que si estas plantaciones se encuentran en la vecina localidad de Don Benito. Los productores de tomates de Cáceres vamos a cotizar 2.628.000 € más por ser precisamente de esta provincia.

Hemos solicitado una reunión urgente con la Delegada del Gobierno para preguntar el motivo de esta discriminación y si la Delegada, lo es,  de todos los extremeños y de una de sus provincias.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.