Hasta que no han transcurrido 15 días desde el inicio de la vendimia, no han tenido los productores la información del precio que las bodegas nos van a pagar por kilogramo de uva.

            Han tenido que esperar a que Bodegas Félix Solís S.L. haya publicado sus precios para que todas las demás, con pequeñas variaciones, se rijan por los precios publicados por este industrial.

            Todos los años sucede lo mismo, todos los años denunciamos lo mismo, y todos los años las Administraciones hacen lo mismo (nada).

            Esta práctica utilizada por las bodegas extremeñas incumple de manera flagrante dos leyes:

  • La Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria, que obliga a que antes de que se recepcione el producto en la bodega, se tiene que haber firmado el correspondiente contrato, especificando el precio, calidad, calendario de pagos etc.
  • Ley de Defensa de la Competencia, que establece que no puede haber acuerdo en la imposición de precios, ni se permite el abuso de la posición de dominio.

Tras la mala cosecha del año pasado, las existencias de vino en las bodegas es mínima, por lo que el mercado está demandando este producto, que debería mantener o incluso superar los precios de la campaña anterior, por este motivo, la rebaja de casi el 20% en los precios de esta campaña solo obedece al acuerdo implícito entre industriales.

Según los cálculos realizados por La Unión Extremadura, el sector productor de vino de la Región podría perder 32,40 millones de €, si no obligamos a que la Junta de Extremadura, que es la competente para que se cumplan estas leyes en la Región, comience de una vez las inspecciones que obliguen a los industriales al cumplimiento de la Ley.

La Unión Extremadura va a denunciar ante el AICA, dependiente del Ministerio de Agricultura esta práctica fraudulenta de las bodegas extremeñas y a exigir el endurecimiento de las sanciones para que esta situación no se repita año tras año.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.